• Gaby Cabona

Lo perdido y el duelo


El duelo sobreviene cuando perdemos algo o a alguien.


Cada pérdida conlleva un dolor, un poder elaborar que lo perdido ya no estará más con nosotros:

Cuando un niño llora desconsolado porque se le rompió su juguete preferido y no hay quién logre hacerle "entender" que le comprarán otro igual, estamos hablando de duelo…

Cuando muere alguien muy importante a quien se ama, y el dolor que se siente no nos deja respirar, estamos hablando de duelo…


La magnitud del dolor dependerá del amor que se sienta, o de la importancia que tenga lo perdido para uno, o del apego que se sienta por esa persona, objeto o situación. Es probable que el niño en pocas horas logre aceptar la pérdida del juguete, pero cuando hablamos de la pérdida de alguna persona a la que se ama el duelo suele lleva mucho tiempo.


Llorar hasta casi no poder respirar, sentir un profundo dolor en el pecho producido por la angustia, no poder creer que sea cierto, pensar que debe haber sido un sueño, creer que alguien se equivocó y que no es verdad, querer que todo vuelva a ser como antes, y muchísimos pensamientos y sentimientos más, son parte del confrontar con la pérdida.


La mente busca "soluciones", nos da alternativas para poder cambiar lo que estamos viviendo… pero todo es en vano, tarde o temprano se cae en la cuenta que "eso" que nos cuesta hasta nombrar, es real y pasó!


Y en ese momento es donde sobreviene el enojo, la furia, la frustración, el odio. También puede venir esa profunda tristeza que no deja que salga de la cama, una depresión porque la vida ya no tiene sentido sin esa persona, esa cosa o esa situación… pero la vida continúa su curso y se sigue respirando, por más dolor que se sienta día a día se abren los ojos y el aire entra y sale del cuerpo, el corazón sigue latiendo… SEGUIMOS VIVOS…


Y hay que aprender a DEJAR IR lo que ya no tendremos, conservar los recuerdos más hermosos, los sentimientos más puros. Aprender a SOLTAR, desapegarse y seguir amando pero en libertad, continuar la propia vida, reaprender a estar con uno mismo. Comprender que todo tiene un tiempo de duración ya sea, una relación, la vida de las personas, un trabajo, una posesión… nada es eterno en este plano de la materia.


Debo comprender desde lo más profundo que si ya no estás conmigo -porque dejaste este plano o porque decidiste seguir tu camino sin mi- debo dejarte libre para poder SER LIBRE.

Y desde mi libertad poder rearmar mi vida y seguir adelante, poco a poco volveré a disfrutar, a amar, a VIVIR.


Siempre recordaré lo que ya no está, y esa falta me cambiará -obviamente nadie vuelve a ser el de antes- pero eso no significa que no pueda aprender de las vivencias, atesorar las experiencias y VIVIR PLENAMENTE MI VIDA a pesar de las perdidas, o mejor dicho, a causa de las pérdidas…

22 vistas0 comentarios

email:  gabrielacabona@gmail.com

skype: gabycabona

whatsapp y llamada:

Tel: (54911) 6375 3322

  • Instagram - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo

© 2020 by Gaby Cabona. Creada con Wix.com